Advierten sobre los riesgos de hackeo que ofrecen los vehículos autónomos

Imprimir

Se trata de aquellos que poseen conectividad para acceder a mapas o brindar asistencia.

Los vehículos autónomos, sin un conductor al volante, son uno de los nuevos blancos de los hackers, que también tienen puesta su mira en los automóviles con conectividad para acceder a mapas o brindar asistencia, ya que la mayoría utiliza dispositivos que fueron pensados desde un concepto de funcionalidad y no de seguridad.

Los especialistas advierten sobre la necesidad de respaldo que demanda el sector automotriz por parte de las empresas especializadas en ciberseguridad.

"Hoy empresas como Tesla o Google arrancan pensando nuevos vehículos a partir del concepto de seguridad", explicó Maximiliano Galante, gerente de operaciones de NeoSecure, empresa especializada en ciberseguridad con 400 empleados y sedes en Argentina, Chile, Perú y Colombia.

"Si el software de inteligencia artificial con el cual un vehículo autónomo toma las decisiones sobre cómo moverse en el tránsito es hackeado, pone en riesgo no solamente la vida de la persona que está transportando sino la de todos los que están en el tránsito alrededor de él", dijo el especialista.

Según explicó, "se trata de una tecnología muy reciente, de menos de 10 años, que implica un cambio de paradigma, una nueva manera de pensar las cosas".

Diferenció que en el caso de las plataformas comerciales, "si el aplicativo falla, a lo sumo se perderán ventas o plata, pero nadie va a morir por una falla en la web o del carrito de compras".

"Nos tenemos que sentar a pensar en la tecnología que va a venir, en cómo mitigar los principales riesgos ya conocidos y cómo nos podemos adelantar a todo lo que puede pasar en el futuro participando activamente en el momento del desarrollo del prototipo, porque después ya no sirve", indicó el experto en ciberseguridad.

Advirtió que los autos que ofrecen conectividad para acceder a mapas o brindar asistencia también pueden ser vulnerados, ya que la mayoría de los dispositivos IOT fueron pensados desde un concepto de funcionalidad y no de seguridad, por lo que son susceptibles y vulnerables de ser atacados.

A pesar del gran avance, "todavía los sistemas siguen siendo vulnerables, y los oponentes son muy inteligentes al hacer uso de cosas muy básicas para hacer un gran daño".

Por esto consideró necesaria la cooperación e intervención de los "hacker de sombrero blanco", capaces de alertar sobre las debilidades en un software o dispositivo.

 

Fuente: La Voz de San Justo