Coronavirus en la Argentina: lavarse las manos, la mejor forma de prevenirse

Imprimir

La higienización con agua y con jabón, o alcohol en gel, es una de las medidas más efectivas para evitar el contagio.

En la tarde del martes, Argentina confirmó el primer caso de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires. A través de una conferencia de prensa el ministro de Salud, Ginés González García describió el contagio como "importado" desde Europa e hizo hincapié en trabajar en la prevención para evitar la propagación del virus en el territorio.

Una de las medidas fundamentales y más efectivas contra el contagio es el lavado de manos. Esta práctica puede evitar la transmisión de bacterias, virus y hongos, que pueden enfermar a otros y a nosotros mismos. Es quizá una acción que se realiza más como una costumbre que como un acto consciente para combatir a los microorganismos con los que estamos en contacto y que pueden perjudicar nuestra salud.

Leé también
Coronavirus en la Argentina: el Gobierno confirmó que se trata "de un caso importado"
La Organización Mundial de la Salud remarca que la higiene de manos tiene evidencia científica en la prevención y control de infecciones. Pero el lavado tiene que estar bien hecho y, para esto, es importante realizarlo con abundante agua y jabón, entre otros consejos.

Cómo lavarse correctamente las manos:

1. Fregar bien las palmas de las manos, hasta que el jabón haga espuma y cubra toda la zona.

2. Pasar el jabón entre los dedos y en el costado externo de las manos.

3. Frotar las puntas de los dedos contra las palmas de cada mano. Los pulgares también deben ser lavados especialmente. Una opción es introducirlos dentro de las palmas de las manos cerradas.

4. Pasar el jabón por las muñecas.

5. Secarse las manos con una toalla, que debe ser usada solamente una vez.

6. Cerrar la canilla con la misma toalla.

Mitos y verdades sobre el lavado de manos:

1. No lavarse las manos después de usar un baño público es peligroso

Un estudio observacional de más de 3 mil personas encontró que el 10 por ciento entró a los baños públicos y no se lavó las manos y si lo hicieron, el 33 por ciento no usó jabón. Esto nos expone principalmente a las enfermedades diarreicas, pero en algunas ocasiones pueden ser más graves, como cólera o intoxicación alimentaria.

2. El agua caliente es más efectiva para matar las bacterias

Investigadores encontraron que si el agua era fría, caliente o tibia no hizo ninguna diferencia significativa en cuanto a la cantidad de bacterias que permanecían en las manos de la gente. Puede que el agua caliente disuelva mejor ciertos tipos de suciedad, pero para las bacterias da igual.

3. Si no se va a comer no es necesario lavarse las manos luego de manipular dinero

Es muy importante lavarse las manos aunque no vayamos a consumir alimentos, porque con las manos podemos tocar otras zonas del cuerpo como la nariz o los ojos, que pueden ser contaminadas muy fácilmente. De hecho, los seres humanos nos tocamos la cara unas 15 veces cada hora sin darnos cuenta.

4. El secado no es importante después del lavado de manos

Es mucho más fácil que se nos "peguen" bacterias con las manos húmedas que estando secas. Si hay papel o un secador, es mejor usarlo.

5. El alcohol en gel reemplaza el lavado

“El único sentido que tiene ponerse alcohol en gel es si el lavado no fue hecho correctamente, para que arrastre alguna bacteria patógena que aun no fue eliminada”, explica María Laura García Bazarra (MN 91386), médica dermatóloga del Hospital Álvarez. En el caso de que uno no pueda lavarse seguido las manos, la frecuencia ideal entre alcohol en gel y lavado es de tres a uno: “Si se usa tres veces seguidas el alcohol en gel, la cuarta vez ya hay que lavarse las manos”, concluye García Barraza.

Otros aspectos a tener en cuenta para prevenir el contagio del coronavirus:

Los especialistas recomiendan cubrirse la boca y la nariz con el codo o un pañuelo descartable al toser o estornudar, dejar un espacio de un metro con una persona que tose o estornuda, evitar tocarse con los ojos, nariz o boca si las manos están sucias, consultar al médico ante la aparición de síntomas como fiebre, tos, dificultad para respirar, dolores musculares y debilidad física.

A su vez, se recomienda limpiar y desinfectar superficies que se tocan con frecuencia. No compartir platos, vasos, ropa de cama y otros objetos de la casa con una persona que presenta síntomas. Evitar el consumo de carne cruda o poco cocida y el contacto con animales vivos y superficies que puedan haber tocado esos animales.

Cabe destacar que los síntomas pueden aparecer hasta 14 días después de la exposición al virus.

 

Fuente: TN